Menú Cerrar

No peleemos con la comida

María Paula Estela
María Paula Estela, nutricionista-dietista de la Universidad Javeriana y fundadora de LiveLifeNutrition

La preocupación por bajar de peso sigue siendo sin duda uno de los mayores motivos de consulta a nivel nutricional, sin embargo, a medida que indagamos por la situación actual de los pacientes encontramos que un número significativo sufre de problemas digestivos como colon irritable, inflamación, distensión, estreñimiento, reflujo y gastritis, y lo más triste: se han acostumbrado a vivir así. A esto se le suman síntomas que parecen lejanos como la migraña, la irritabilidad, la ansiedad y los cambios en el estado de ánimo.

La tendencia hacia un estilo de vida vegano o vegetariano se suma al cuestionamiento de entender qué es lo que estamos comiendo. De esta manera, los nutricionistas de hoy tenemos que hacer acompañamientos integrales, humanos, empáticos e interdisciplinarios. A la nutrición hay que dejar de verla como un acto aislado y restrictivo de nuestra cotidianidad, para empezar a verla como la acción más importante del día.

Nos compete una labor pedagógica muy importante: educar para que las personas dejen de pelear con la comida. Esa lucha constante por eliminar grupos de alimentos de la dieta, de consumir bebidas milagrosas o malteadas que prometen la pérdida de peso o el elíxir de la juventud no ayuda en nada, cuando la salud está de por medio. Dichas elecciones se vuelven hábitos y, estos, a su vez, en un sinnúmero de intentos fallidos por llegar al ‘peso ideal’.

La verdad es que cuando educamos en nutrición las personas cuentan con el medicamento más importante para cuidar su salud: la decisión informada. Cuando conozco mi cuerpo, lo que necesita y las propiedades de los alimentos, sus procesos, beneficios o efectos negativos podemos entrar a tomar una decisión consiente e informada. Somos nosotros entonces lo que tenemos la responsabilidad personal e intransferible de asumir el cuidado o descuido de nuestra salud.

Es así como nuestra labor llega más allá del peso. Una nutrición que empodere a la gente, que no la haga sentir letárgica, con la necesidad de tomar café por montones para mantenerse despierto, de recurrir a medicamentos para apaciguar los dolores o de sentirse a ‘dieta’ para que la sociedad le permita encajar en un estereotipo ‘ideal’ que de humano y realista tiene poco.

Por eso nos unimos a apoyar esta iniciativa que busca desde muchos ámbitos educar a la gente, al consumidor, al paciente, al humano de carne y hueso que busca encontrar el equilibrio entre la familia, el trabajo, la alimentación y el deporte. Porque una vez contemos con acceso a la información real y transparente podremos hacer decisiones informadas.

Compartir